Lorenzo Martin Pastor “Martinito”

Lorenzo Martin Pastor “Martinito” nació en Rubielos de Mora el 14 de noviembre de 1877, hijo de Vicente Martin Torres, carpintero de oficio y de Manuela Pastor Ibañez, fue el cuarto hijo de seis que tuvo el matrimonio.
 
En 1896 ingresó en una cuadrilla juvenil como banderillero y toreó en muchas corridas por su tierra Aragón, Cataluña y Baleares, donde se dió a conocer con éxito, donde en un principio se le apodó “El Boticario”. Vistió por primera vez el traje de luces el 31 de mayo de 1896 en Tortosa (Tarragona) toreanado novillos en compañía de Ramón Fuentes “Morillano” de la ganadería de Subirats.
 
Toreó como matador en 1897, donde demostró con valía sus excelentes condiciones para el toreo en las plazas de Cartagena, Valencia y Lisboa.
Dio el salto a “Las Americas” y en 1905 estuvo en la inauguración de la Plaza de toros de España en Bogotá (Colombia). También toreó en plazas de Brasil, Chile, Perú, Bolivia y Panamá donde coincidió con Bonarillo, Padilla, Valentin, Falcó, Lagartijo y otros diestros.
 
En 1899 toreó en Valencia, seis novillos de don Fernando Nuño, en compañia de los espadas Mariano Herrero “Herrerito” y Manuel Rosell “Salao”
 
Sufrió varios percances de importancia, el 21 de septiembre de 1902 un toro le fracturó la tibia de la pierna derecha en Concepción (Chile).
El de 16 de julio de 1907, donde “Cóndor”, toro de don Benjamín Treviño, le dio una cornada en la región glútea de nueve centímetros de profundidad y siete de extensión al rematar un quite en Bogotá (Colombia).
El 5 de enero de 1908 otro astado le dio una cornada en un muslo, con orificio de entrada y salida, en Cartagena de Indias (Colombia).
 
Hizo su gran presentación oficial en España en Madrid el 1 de noviembre de 1908 acompañado de los diestros “Matapozuelos” y de “Rondeño”. 
 
Lorenzo Martin Pastor, Martinito
 
El 13 de junio de 1909, toreando en Barcelona al astado “Mediarrollo”, del ganadero don Felix Urcola, tuvo diversas heridas: una de 30 centímetros en la rodilla y muslo izquierdo, otra con orificio de entrada y salida en la región cervical lateral de cinco centí
metros u un puntazo en la región molar izquierda.
 
En julio de 1909 toreó en las Arenes de Nimes (Francia) en compañia de Rafael  “Gallito”.
 
En 1912 toreó en la arenas de Barcelona, seis toros andaluces de don Felipe Salas, en compañia de Pedro Lopez y Zararias Lekumberri.
 
En 1913 toreando en el Midi francés, se sintió mal y decidió desplazarse a su pueblo natal Rubielos de Mora para descansar y recuperarse, donde estuvo alojado en en lo que hoy día en el Hotel los Leones.
 
Lamentablemente falleció a los 36 años de tuberculosis el 11 de julio de 1913. En su acta de defunción consta como vecino de Barcelona y de oficio ebanista.
 
Se le describe como:  novillero entendido y valeroso de caracter varonil, enemigo de intrigas para medrar, no consiguió en el toreo todo lo que se merecía pues las desgracias le persiguieron de continuo.

La peste del siglo XVII en Rubielos de Mora

A mitad del siglo XVII se produjo una devastadora epidemia de peste en el sur de Europa. Supuestamente originaria desde Argel, entró en la península por el Levante Valenciano en 1647. Desde el Levante Valenciano se expandió rápidamente por toda península llegando a Francia y hasta el sur de Italia entre 1656 y 1659.

Es en 1648 cuando se da el primer caso de peste en Rubielos, el 14 de agosto de 1648 fallece Dionisia Larios, natural de Segorbe y mujer de Pedro Vega, notario natural de Rubielos y habitante en Segorbe.

P1070681 (La Peste)

Durante los 5 meses que dura la epidemia de peste en Rubielos, fallecen un total de 152 personas, entre adultos y párvulos. La gran mayoría fallecen en el Hospital de enfermos que había en Rubielos e inmediatamente eran sepultados allí mismo como se cita en la mayoría de las actas de defunción, quizás se enterraban en un cementerio habilitado para esta epidemia o simplemente eran sepultados en una fosa común.

P1070683

Es el 14 de diciembre del mismo año cuando se termina la epidemia de peste en Rubielos: “A 14 murio Barbera Villagrasa viuda de Francisco Lopez sin sufragio”

P1070685 (1649 fin de La Peste).JPG

Sebastián Monleón Brún (Rubielos de Mora 1865-1938).

Sebastian Monleon_color
Gracias a Adrián “Talaya” y Juan Carlos Iserte “Retirao” por  reparar y colorear las fotos.

Sebastián Monleón Brún nació en Rubielos de Mora el día 11 de enero de 1865, a las 5 de la tarde, y fue bautizado al día siguiente, siendo su padrino su tío Sebastián Brún Salvador.
Sus padres eran Francisco Monleón López, natural de Rubielos y tejedor de oficio, y Rosa Brún Salvador, también natural de Rubielos y domiciliados en la calle Desamparados número 11.
Sus abuelos maternos eran Francisco Monleón Guillen, natural de Rubielos, y María Engracia López Ortún, natural de Ababuj, y sus abuelos maternos fueron Francisco Brún Górriz y María Salvador Bertolín, ambos naturales de Rubielos.

P1050988

Sebastián tuvo nueve hermanos. Seis de ellos, mayores que él: Francisco (1847-1896), María (1850-1879), Valero (1853-¿?), Miguel (1856-1858), Victoriano (1857-1858) y Máximo (1859-¿?) . Los menores fueron: Alberta (1867-1933), Miguel (1870-1870) y María del Carmen (1873-¿?).
Sebastián contrajo matrimonio en Rubielos el 5 de noviembre de 1887 con María Edo Pastor, de 26 años y natural de Rubielos, hija de José Edo Igual y María Pastor Igual, ambos naturales de Rubielos.

P1090072 (1888)

Durante los primeros años de su matrimonio Sebastián debió residir en otra población, pues no aparece en el censo electoral de Rubielos de 1890 y su primera hija, Leónida, no consta como nacida en Rubielos.
Según el censo electoral de Rubielos de 1906, Sebastián, de oficio jornalero, establece su
residencia en la calle Obispo Sánchez, en el número 42 -antiguamente conocida como
Carreluengo-.
En la escritura de permuta con fecha de 1 de marzo de 1907, Clemente Mata Narbón y
Sebastián Monleón Brún intercambian propiedades. Sebastián, propietario de un terrero de 18 áreas y 87 centiáreas (1.800 m2 aprox.), con una caseta y balsa con derecho a agua, en el término del Argilagar, le cambia a Clemente su propiedad por la casa donde reside Sebastián, que es propiedad de Clemente. Las propiedades, tanto de Sebastián como de de Clemente, estaban valoradas en 650 pesetas.
Sebastián y María tuvieron 4 hijos: Leónida (1887-1892), Santiago (1891-1892), Leónida
Rosario (1893-1901), Pedro José (1896-¿?) y María del Carmen (1900-¿?).
Aunque en los censos electorales de Rubielos de 1899 a 1906 Sebastián aparece como
jornalero, debió seguir con el oficio de tejedor -era el oficio familiar- ya que su padre y dos de sus hermanos, Máximo y Francisco, constan como tejedores y en su acta de defunción, queda recogido que, a la muerte de Sebastián, su oficio era el de tejedor.
Sebastián fallece a los 74 años, el 13 de septiembre de 1938. El óbito se produjo a las 11 de la noche, en su domicilio situado en la calle Carreluengo número 42, a consecuencia de un carcinoma gástrico, siendo ya viudo de su esposa María, que fallece en 1925 a los 64 años.
De su matrimonio con María dejó dos hijos, Pedro José y María del Carmen, que continuaron con su descendencia y, por ello, manteniendo la existencia del apellido Monleón en Rubielos.

 

Asesinatos en Rubielos de Mora (1877)

Rubielos no esta exento de hechos curiosos en la historia, esta vez investigando las defunciones de Rubielos es cuando a principios de 1877 se hallan las defunciones de unos horrendos asesinatos ocurridos en Rubielos.

Los hechos ocurren la noche del 14 de febrero de 1877 sobre las 19 y media y las 20h. Mosén Gregorio Gascón i Zurita Presbítero y Capellán de la Iglesia de Rubielos es sorprendido y asesinado a golpes por unos ladrones en su propia casa en la calle de Sin Cabo Baja, junto a su sobrina y al mismo tiempo sirvienta Gregoria Fran y la sobrina de ella, Leonarda Mallen, ambas naturales de Cantavieja.

P1080108

Gracias a mí colaboradora en prensa histórica Patricia Alvarez, que me localiza y proporciona el articulo en prensa de la época donde se pueden obtener más datos del horrendo suceso que conmovió a la Villa de Rubielos.

El Turolense, 15 febrero de 1877

 

El Turolense, 18 febrero de 1877

El Turolense 18 febrero 1877 pag.3

 

 

Confiteros y Chocolateros en Rubielos (1871)

Investigando el padrón de Rubielos de 1871 que es una de las grandes fuentes de información sobre nuestros antepasados, encontramos un oficio o gremio que no pasa desapercibido, son los confiteros y chocolateros. Solo en Rubielos encontramos en 1871 un total de 10 confiteros y 3 chocolateros.

 

chocolates Gorriz - Rubielos de Mora (dentro)
foto cedida por Emi de La Tahona (Rubielos de Mora)

Cuando hablamos de confiteros y chocolateros seguro nos vienen a la mente: las garrapiñadas, girlachas, mazapanes, turrones, frutas de sartén, bizcochos y como no las frutas escarchadas.

WhatsApp Image 2018-11-11 at 20.13.25
foto cedida por Emi de La Tahona (Rubielos de Mora)

A continuación citaré a aquellos Rubielos que endulzaron las vidas de nuestros antepasados.

Confiteros:

Antonio Garcia Simon de 22 años, confitero en la calle San Antonio.

Juan Ibañez Arnau de 65 años confitero en la calle San Antonio.

Miguel Albalate Bertolin de 43 años, confitero en la calle del Horno.

Joaquin Castillo Escriche de 24 años, confitero en la calle del Horno.

Manuel Gil Villanueva de 28 años, confitero en la Sombra.

Francisco Julian Vivas de 41 años, confitero en la calle Mesón.

Joaquin Bertolin Izquierdo de 26 años, confitero en la calle Taberna.

Ramon Gil Perez de 71 años, confitero en la calle Taberna.

Florentin Navarro Ciruelo de 31 años, confitero en el Carreluengo.

 

Chocolateros:

Manuel Gorriz Redon de 45 años, chocolatero en la calle Nevatería.

Inocencio Redon Villanueva de 52 años, chocolatero en la calle Carmen.

Juan Baselga Navarrete de 67 años, chocolatero en la calle la Aduana.

 

El azote del cólera en Rubielos en 1834

El cólera fue una de las epidemias que devastaron España, también conocida como cólera morbo o mórbido. Solo en España en el siglo XIX fallecieron alrededor de 800.000 personas.

1200px-Cristobal_Rojas_37a

El primer brote de cólera en España ocurre en el puerto de Vigo a principios de 1833 y como no la villa Rubielos no estuvo exenta de dicho azote pues el 19 de octubre de 1834 fallece Josefa Bertolin Pastor de 25 años, mujer de Manuel Igual Ibañez, atacada de cólera morbo.

P1040432

Como dato curioso, es el primer enterramiento en el nuevo cementerio de Rubielos, sitiado en la ermita de San Roque y dejando de ser el cementerio de Rubielos el que estaba sitiado a espaldas de la Iglesia.

El azote del cólera apenas dura en Rubielos 12 dias, en los cuales fallecen un total de 43 adultos, entre los adultos estaban compredidos también los niños que partir de 8 años dejan de constar como párvulos y pasan a ser reconocidos como adultos, pues el ritual religioso de defunción también era diferente.

La ultima constancia de muerte por cólera en Rubielos se produce el 31 de octubre del mismo mes de octubre, Joaquin Casanova de 66 años consorte de Joaquina Pasies.

P1040436 (1835)

Asedio, toma y masacre en Rubielos por Ramon Cabrera (1835)

Las Guerras fueron una serie de 3 guerras civiles que tuvieron lugar en España. La primera se desarrolló entre 1833 y 1840, la segunda entre 1846 y 1849, la tercera entre 1872 y 1876. La principal razón de la lucha fue la disputa por el trono entre Isabel II hija de Fernando VII y su tío Carlos Maria Isidro de Borbón, fue un choque entre ideologías políticas de la época. Geográficamente, los partidarios Carlistas predominaron en la mitad norte de España, especialmente en el Pais Vasco y Navarra, que fueron sus focos más importantes y en el norte de Cataluña y Aragón . En Aragón destacó en la zona del  Maestrazgo, entre las provincias de Teruel y Castellón.

Y como no… Rubielos también estuvo activa durante estas contiendas, destacando sobretodo la primera guerra carlista con su asedio, toma y masacre. Siguiendo con las investigaciones del Archivo Eclesiástico de Rubielos y con información obtenida de los hechos narrados por los historiadores de la época Buenaventura Cordoba y Antonio Pirala, podemos deducir y escribir que sucedió en ese fatídico septiembre de 1835.

cabrera-caudillo-carlista

El 9 de septiembre de 1935. Córdoba (Buenaventura Cordoba i Miguel; biógrafo, historiador y político. Vida militar y política de Cabrera Vol.1 pags. 200-204). Informa que:

“Cabrera y Forcadell con 2 batallones y 40 caballos (los 2 batallones o divisiones contaban con alrededor de 1.000 hombres como se puede ver en el gráfico) trasladaron a Aragón el campo de operaciones, fijando sus miras en Rubielos, rica villa situada entre unos cerros, distante diez leguas (48 kilometros) de Teruel, y cuya población no baja de 3.000 habitantes (en el censo de Rubielos en 1841, habían 1.911 vecinos censados en Rubielos). Hallábase fortificado este punto, y era un grave obstáculo para las expediciones y correrías hacia lo interior del país.

Captura de pantalla 2018-10-17 a las 20.08.07

 

Al llegar a Linares (el 9 de septiembre de 1835) indagaron los carlistas el número de soldados y urbanos (Regimiento de Voluntarios de Ciudad Real y la Milicia Urbana, más tarde llamada Guardia Nacional) que guarnecían la fortificación, y los recursos con que contaban para oponer resistencia.

 

(La madrugada del 11 de septiembre de 1835), Cabrera puesto a la cabeza de sus tortosinos llegó a las paredes de la Villa que defendieron con empeño los urbanos (Milicia Urbana, más tarde llamada Guardia Nacional) y soldados (Regimiento de Voluntarios de Ciudad-Real) causando algunas bajas en las fila enemigas. (Debió ocurrir lucha por las calles de Rubielos pues en el Archivo Eclesiástico de Rubielos encontramos que el mozo Eugenio Benedito, murió de un tiro de fusil que le disparo en la calle Sin Cabo Baja, un soldado tortosino de la facción del Cura Cabrera). Forcadell tomó posiciones para proteger a Cabrera en caso necesario, y persuadido éste de que si retardaba sus operaciones era muy fácil la aproximación de alguna fuerza de auxilio de los sitiados trató de acelerarlas, y mandó a 6 cazadores que fuesen a buscar hachas y astillasen las puertas de la villa. Sufriendo un continuado fuego se acercó con los tortosinos y logró su objeto. Encerrada la guarnición en el fuerte (después de luchar por las calles de la Villa, los soldados y urbanos tuvieron que resguárdecerse dentro Convento de los Carmelitas a modo de fuerte), que era un templo, fue invitada a que se rindiese y no admitió la propuesta, antes bien continuó defendiéndose con más ardor y entusiasmo. Resolvió entonces el jefe carlista romper también las puertas de la iglesia, y para conseguirlo con el menor riesgo posible mandó traer un carro y lo llenó de colchones, dejando el vacío necesario para colocarse los hombres que habían de conducirlo parapetados detrás de otros colchones, á los cuales hicieron dos pequeños agujeros con el objeto de ver la dirección. Cabrera, un capitán llamado D. Juan Bautista Castells y 3 mozos tortosinos entraron es esta especie de arriete o batería ambulante, que empezó a marchar sin tropiezo hasta llegar a 50 pasos del fuerte (debió ser por la calle que va de la Plaza los Leones a la Plaza del Cármen y que hoy en día se llama Manuel Gonzalvo). Aunque no era muy divertida aquella situación, Cabrera se reía al verse cómo enjaulado, y no dejaba de dirigir chanzas á sus compañeros, convirtiendo el peligro en un objeto jocoso o de puro entretenimiento. Pero de repente párase el carro; una de las varas se había roto, y todos los esfuerzos fueron inútiles para mover otra vez la máquina. Entonces empezaron a llover balas desde el fuerte, y Cabrera y sus cuatro compañeros eran ya un blanco tan seguro, que 2 murieron en el acto (Luis Pamisello, soldado del 2º Regimiento de Tortosa y Tomas Cachot, soldado de la 2ª Compañía del primero de Tortosa), Castells y el otro fueron (se puede deducir que el otro herido fuese el capitán Magín Solá, ya que se le cita como herido durante el ataque a Rubielos en 1835, en el libro: Cabrera y Compañia. Jefes del carlismo en el frente del Maestrazgo (1833-1840) de Antonio Caridad Salvador).  Este y los dos heridos vieronse precisados a abandonar aquel carro funesto, y encomendar la vida a la ligereza de sus pies. Así que lograron salvarse. Cabrera, después de haber encargado la asistencia de los heridos se ocupó en escogitar otro medio para rendir el fuerte.

WhatsApp Image 2018-10-17 at 19.37.58

(Día 12 de septiembre 1835). Sus avenidas estaban dominadas por los fuegos de la torre del campanario (debían ser las calles Carmen y Carreluengo), y además por un tambor que defendía la entrada. Cabrera creyó que derribando los tabiques interiores de las casas contiguas al punto fortificado seria fácil rendirlo. Para llegar a ellas debían los carlistas sufrir muchas bajas y su jefe trató de evitarlas. Al efecto hizo suspender grandes lienzos de una a otra parte de la calle (debió ser en el granero del Obispo o Almudín), logrando impedir que los sitiados viesen las operaciones de sus enemigos. Así pudieron estos sin ningún riesgo conseguir el objeto, y llegar hasta las casas más inmediatas a las troneras del fuerte. Intimada la rendición no fue admitida, antes bien se encarnizó más y más el ataque y la defensa. Aquellos desgraciados aguardaban el auxilio de alguna columna de la Reina, y el auxilio no llegaba ni llegó. Llevando los carlistas adelante su empeño trataron de abrir brecha por dos puntos distintos, siendo uno de ellos la puerta que daba entrada al pueblo (Portal del Carmen), y se rozaba por la espalda con las paredes del fuerte. Su comandante (D. Fernando Gil y Dolz, comandante de Nacionales), al ver que estaba bastante adelantada esta operación, creyó impedirla colocando combustibles en la parte interior, e hizo una salida para incendiar dicha puerta. Pocos momentos después de haberlo verificado comunicóse el fuego a los combustibles de la brecha, cundió hasta la iglesia, y entro en consternación y el desorden. Los carlistas se apoderan del primer recinto; sigue la defensa con más obstinación y el ataque con más encarnizamiento; los gritos de los unos se confunden con los clamores de los otros, ni se oyen las voces de cuartel, ni la pelea cede un momento: 72 cadaveres de urbanos y provinciales de Ciudad-Real quedaron al pie de aquellos incendiados muros, entregando unos sus vidas a las bayonetas carlistas, otros a las balas. Cabrera dejó 10 muertos y se llevó 31 heridos, entre ellos 2 capitanes llamados D. Magin Solá y D. Juan Bautista Castells.”

P1040439 (Carlistas)

De hecho la historia de cómo termina el ataque y toma de Cabrera a Rubielos, no es realmente cierta, es de suponer que Buenaventura por amistad con Cabrera no quiso dar a conocer el realmente final de los valientes defensores de la Villa de Rubielos, pues en el libro: (Historia de la Guerra Ultima en Aragón y Valencia, escrita por F. Cabello, F. Santa Cruz y R. M. Temprado, paginas 59, 60). se da una visión completamente diferente del final del ataque y toma de Rubielos :

Al amanecer del día 12 percibieron los sitiados los golpes de los picos con que los facciosos trataban de derribar la pared del fuerte por dentro de una casa contigua. Conociendo entonces su crítica posición, prendieron fuego a la casa. Mas, por mala suerte, el viento recio que soplaba lo comunicó al convento y en poco rato ardía todo el edificio espantosamente.

Aun en tal estado se defendían con valor y serenidad, pero chamuscados, llenos de contusiones y fatigas, con hambre y con sed, aceptaron la capitulación a que les invitaban los sitiadores enarbolando un paño blanco.

Escritas las condiciones de conservar la vida y vestidos puestos, las firmaron Cabrera y Forcadell, y aquéllos se entregaron. Al poco rato los sesenta y cinco nacionales y soldados puestos entre filas marchaban con la facción hacia Nogueruelas.

Al llegar al campo de la Dehesa, término de este pueblo, Cabrera mandó hacer alto para comer los ranchos, que hizo comer también a los infelices prisioneros. Concluida la comida, formó un cerco de infantes y caballos, dejó a sus víctimas en cueros (pues quería los uniformes de los vencidos para vestir a sus maltrechos soldados después de las corredurías por los montes del Maestrazgo) y las invitó a que se salvaran corriendo. Los sesenta y cinco nacionales y soldados murieron alanceados, y con ellos el capitán de Ciudad Real don Julián Rodríguez de Guzmán y el comandante de nacionales don Fernando Gil Dolz. Tanto se cebaron aquellos tigres en su presa que hubo cadáver hallado con veintiséis heridas de lanza.

En el periódico El Español (Madrid) 14/9/1837, n.º 682, página 3, podemos leer que a doña Manuela Ferrer se le concede una pensión de viudedad, ya que su marido don José Gómez Piqueras sargento de los Nacionales y escribano fue otro de los desdichados ejecutados en La Dehesa de Nogueruelas.

 El Motin . -001

Curiosamente cuando D. Antonio Pirala escribe su libro, trece años después, casi se puede decir que copia, palabra por palabra, la explicación que da Córdoba, hasta coincidir en datos tan precisos como que las fuerzas de Cabrera y Forcadell disponían “de dos batallones y 40 caballos”, o hasta el punto de definir con total coincidencia, como se produce el ataque a la ciudad, pero cuando llega al asalto final la divergencia no puede ser más absoluta, parece que no puedan estar hablando  de lo mismo, y a partir de aquel momento pasa a copiar exactamente la descripción de Cabello: “Enarbolan un pañuelo blanco en señal de capitulación, y firman Cabrera y Forcadell, la condición aceptada de conservarles la vida. Fiados de este pacto se entregan, y son a seguida fusilados muchos de aquellos esforzados prisioneros. Conducidos los restantes al campo de la Dehesa, término de Nogueruelas, mandó Cabrera hacer alto, y comieron todos el rancho. Concluida esta operación, formó un cerco de infantes y caballos, dejó a los prisioneros en cueros, y los invitó a que se salvaran corriendo. Al ejecutarlo murieron alanceados aquellos infelices, hallándose algún cadáver con 26 heridas. La humanidad se estremeció y Cabrera conquistó un título sangriento” . ¿Cual de los historiadores liberales dice la verdad?

 

 

 

La Guerra de Independencia española (1808-1814) en Rubielos de Mora.

La Guerra de la Independencia Española fue un conflicto bélico que se desarrolló entre 1808 y 1814, dentro de lo que fueron las Guerras Napoleónicas, durante esta guerra de independencia se enfrentaron las potencias aliadas de EspañaReino Unido y Portugal contra el todopoderoso Imperio francés, que tenia como pretensión instalar en el trono de España al hermano de NapoleónJosé Bonaparte.

Investigando en los archivos eclesiásticos de Rubielos se puede ver lo activa que fue la vida en Rubielos durante la guerra de independencia, se puede notar por la variedad de regimientos militares que alternaron su paso por Rubielos, así como el cambio de ejércitos español y francés que pasaron y dejaron huella en Rubielos.

Indexando matrimonios, encontramos:

-. El 14 de Junio de 1811 contrajeron matrimonio Miguel Cascajo, natural de Porcuna (Jaén) Sargento Segundo de los Húsares Provinciales de Aragón*, con Cipriana Yuste Grabales, natural de Villar del Cobo (Teruel).

dragon-regimiento-almansa

*(El Regimiento Húsares Provinciales de Aragón, era un Regimiento de caballería).

-. El 2 de septiembre de 1813 contrajeron matrimonio D. Joaquín Díez de Tejada y Garcés de Marcilla, natural de Santa Cruz de Tenerife, Caballero y Capitán agregado al estado mayor en Zaragoza con Dª. Micaela Barberán Dou y Díez, natural de Rubielos (Teruel).

-. El 11 de agosto de 1814 contrajeron matrimonio Manuel Beltrán Benito, natural de Plasencia (Cáceres), soldado de la 5ª Compañía con Mariana Montoya Grandiva, natural de La Puebla de Arganzón (Alava).

-. El 18 de septiembre de 1814 contrajeron matrimonio Joseph Blasco Mulgar, natural de la ciudad de Sevilla, trompeta en la 1ª Compañía de Caballería 3ª Sección con María Ibáñez Martín, natural de Rubielos (Teruel)

Indexando defuncines, encontramos:

-. El 15 de septiembre de 1810 se ejecuta arcabuceado en el Plano al reo por alta traición a la Patria a Antonio Quintana, natural de Alcañíz, Administrador de Rentas Reales puesto por los franceses.

-. El 25 de noviembre de 1810 fallece Francisco Martínez, natural de Alagón (Zaragoza) Cabo Primero de Escuadra del Regimiento del Infante D. Carlos*.

*(El Regimiento de Infantería Infante nº 5 tiene sus orígenes en el Regimiento de Infantería del Infante D. Carlos, en el inicio de la guerra de la Independencia Española, en 1808, siendo su primer jefe el Coronel D. Vicente Amat).

-. El 11 de enero de 1811 fallece Dª. María Josefa Jordá, viuda del Coronel D. Joaquín García de Cardenes.

-. El 19 de enero de 1811 fallece fusilado por orden del General francés, el soldado Josef Villanueva, soldado del ejercito español.

-. El 24 de julio de 1811 fallece en el Santo Hospital de Rubielos, Joaquin Perez, natural de Villar del Cobo (Teruel) siendo soldado en la reserva de Palafox*.

*(Ejército de Reserva, estaba formado por las divisiones de Jose Rebolledo dePalafox, Felipe Augusto Saint-March y de Arturo O’Neill y O’Kelly).

-. El 14 de Agosto de 1811 fallece Manuela Bertolin mujer de Miguel Pertegaz, naturales de Rubielos. Falleció estando en la Villa de Rubielos la División francesa del General Arispide*.

*(Jean Isidore Harispide, fue General de Division en las campañas de Aragón y Cataluña, en 1851 fue nombrado Mariscal de Francia y más tarde pasó a ser Senador en el II Imperio).

Masadas de Rubielos en 1823 y la relación de reses contribuidas.

Razón del ganado con el que han contribuido los ganaderos de esta Villa para raciones en este presente año de 1823, su numero y valor.

De estos documentos se obtienen:

  1. El nombre de todas las Masadas o Mases del termino de Rubielos.
  2. El numero de reses que aportaba cada Masada.
  3. El valor de las reses en Reales de vellón.

 

  1. DSCN4847DSCN4848DSCN4849mino de Rubielos.
  2. El numero de reses que aportaba cada Masada.
  3. El valor de las reses en Reales de vellón.

Los Condes de Florida en Rubielos de Mora

Casa-Palacio de los Condes de la Florida (Rubielos de Mora), también conocida como Comercio Andrés Bayo o Casa Bayo.

Quizás antigua Casa de los Gargallo, familia de Infanzones provenientes de Linares de Mora (en el vecindario de Rubielos de 1765, en la calle del Mesón consta la familia Gargallo Pujadas, padres de la consorte de D. Pedro Federico Dolz de Espejo y Pomar).

Carlos III a concede el 27 de Abril de 1798 a D. Pedro Federico Dolz de Espejo y Pomar, Infanzón de Aragón y Regidor Perpetuo de Teruel y Caballero de la Orden de Carlos III, el título de Conde de la Florida.

El 18 de enero de 1788 contrae matrimonio en Rubielos D. Pedro Federico Dolz de Espejo y Pomar, natural de Teruel, hijo de D. Pedro Joaquin Dolz de Espejo i Borras, natural de Teruel y de Dª. Pabla Pomar y Tudela de Lanunza, Marquesa de Ariño y San Martin, natural de Zaragoza, con Dª Joaquina Gargallo Pujadas y Blanco, natural de Rubielos, hija de D. Joaquin Gargallo Pujadas, natural de Rubielos y de Joaquina Blanco Villanueva, natural de Calatayud.

Posteriormente, el 19 de enero de 1861 D. Pedro Manuel Dolz de Espejo i Serrano Muñoz, IV Conde de la Florida, natural de Teruel y vecino de Allepuz, hijo de D. Pedro Pablo Dolz de Espejo y Dª Maria del Carmen Muñoz y Serrano, contrae matrimonio en Rubielos después de haber sido dispensados por su parentesco de segundo con segundo, de segundo con tercero y cuarto con cuarto, todos de consanguinidad que mediaba entre los contrayentes, con Maria Paula Casilda Gargallo Muñoz, natural de Rubielos, hija de D. Jose Gargallo y Ferrer Blanco, natural de Rubielos y Dª Bernarda Muñoz Serrano y Ram de Viu, natural de Alcañiz.

27067800_10156076367869836_6496999164333525303_n.jpg

El escudo del linaje de los Condes de Florida tiene como colores distintivos, un castillo de oro con puertas y ventanas de sable en campo azul que lo rodea, en el escudo aparece un yelmo para abajo y tras él asoma una cruz de la Orden de Calatrava.

Asi es como la familia Dolz de Espejo (Condes de Florida) establecen Casa en Rubielos de Mora.

 

Genealogias e historia de Rubielos de Mora